domingo, 12 de junio de 2011

REFLEJOS: Página 4...

Página 4...

Horas. Faltan pocas horas para que llegue el momento. La Palma vive en el Rocío desde que el pasado viernes 10 de junio la Hermandad Filial de nuestra localidad emprendiese su Procesión de Camino, llevándose tras la Carreta de plata a centenares de palmerinos que celebran la Romería del Rocío en la Aldea Almonteña. Otros muchos no han tenido la suerte de disfrutar de un Rocío completo, pero a estas horas se preparan para acudir hacia allí y volver a sentir la cercanía de la Blanca Paloma, que esta noche derramará su gracia a hombros de sus hijos almonteños. Faltan pocas horas, muchos ya desean ver a la luna entronizada en el cielo para que el Santo Rosario comience y la locura se desate provocando el Milagro... Ese milagro al que cantan "Senderos"...



A los estudiantes. Otros muchos viven un Rocío diferente... A todos los jóvenes cofrades y rocieros, universitarios que hoy estudian para los exámenes finales, alumnos de cualquier tipo de Enseñanza Obligatoria, Bachillerato o Ciclo Formativo o a los que se preparan para enfrentarse a la Selectividad en la próxima semana, desearles suerte y decirles que esta noche cuando tengamos la dicha de tener a la Virgen delante le ofreceremos una oración por todos ellos.

Recordarles que pueden participar en esta sección, enviándonos sus sugerencias, opiniones o curiosidades al correo electrónico: lapalmacofradiera@gmail.com, o dejarnos sus comentarios en nuestra Página de Facebook: https://www.facebook.com/pages/La-Palma-Cofradiera/121577894550554.

Foto: Manuel V.

SANTA CRUZ CALLE CABO: Crónica - Fiestas a la Santa Cruz de la Calle Cabo.

La Palma al pie de la Cruz.
Levantaos hermanos ahora que el sueño ha terminado, ahora que la calle vuelve a su quehacer cotidiano, ahora que las banderolas y colgaduras descansan ordenadas en aquel cajón del recuerdo, ahora que las coplas son ecos en la memoria, ahora que el cristal vuelve a sentir el peso de la devoción y que los espejos reflejan aquella verdadera justicia que emana de sus áureos bordados. Despierta pueblo y siente ahora la calma de lo que ayer fue bullicio, respira el sagrado aroma de las flores del día a día, deja que el frío del mármol te haga recordar aquello que nunca se olvida, busca en los brazos de María del Rosario a aquel que da sentido a la Cruz, a Dios, Padre de todos.
Y antes de que el tiempo nos arrancase un nuevo mayo de nuestro calendario, llegó la Cruz. Regresó la Cruz y su gente, esa que sabe aguardar con celo al instante exacto para desatar aquel fervor heredado que cada año vuelve a renacer en la Calle Cabo. Volvió el son de los tambores legionarios, el fervor del Rosario y el perfume del Romero para proclamar con valentía la gloria de Cristo Resucitado.
Pero antes de todo esto, del 29 de mayo al 1 de junio, la Hermandad celebró en la Parroquia su tradicional Triduo, el cual estuvo en este año marcado de especial forma por la presencia de la Santísima Virgen del Valle en la Iglesia Parroquial, quedando frente a la Santa Cruz en estos días de cultos. La Santa Cruz de la Calle Cabo se situaba en un grandioso altar, luciendo nuevo sudario bordado donado por Dña. Josefa Pinto García, el cual sigue el estilo de los antiguos sudarios de la Cruz. Abundante candelería con cera blanca y exorno floral a base de antirriniums blancos completaban el hermoso conjunto, en el que el Niño Jesús Bartolito se presentaba a los pies de la Cruz. El 1 de junio tras el Triduo, la Hermandad se disponía a celebrar el Traslado Procesional de la Santa Cruz de la Calle Cabo hasta su Capilla, no pudiendo realizarse debido a la inestabilidad climatológica. Sin embargo se procedió a la bajada de la Cruz del altar, a la exaltación en su paso procesional y a la presentación ante nuestra Patrona en un emotivo acto en el que los sentimientos afloraban en los corazones bartolos.
Del 26 al 30 de mayo la Hermandad de la Santa Cruz de la Calle Cabo celebró sus tradicionales Fiestas en honor a la Santa Cruz.
El jueves 26 los bartolos llenaban el Teatro España para asistir al LI Acto de Coronación de la Reina de las Fiestas. La Srta. María Cárdenas Limón fue coronada, ante la mirada del pueblo bartolo, entre cantes y bailes que llenaron de alegría y arte este hermoso acto dedicado, en este año, a la Coronación Canónica de nuestra Patrona.
La pasión bartola se hacía más intensa a la par que las horas iban pasando en la tarde del viernes 27 de mayo. Tambores de guerra y cornetas de gloria anunciaban que era el momento de que las muchedumbres llenaran las calles llevando el nombre de la Cruz en los labios y el corazón. La Laureada Banda de Guerra del Tercio “Alejandro Farnesio” 4º de la Gloriosa Legión Española, con sede en Ronda (Málaga), con Escuadra de Gastadores, Guión, Cornetas y Tambores hacía su Entrada Triunfal en La Palma, llegando hasta las puertas de la Capilla de la Calle Cabo donde ofrecieron flores al Santo Madero. A la medianoche, La Palma puso cuentas a un Rosario que volvió a llenar de Avemarías sus calles y plazas. Largas filas de mujeres vestidas de flamenca acompañaban al Simpecado de Nuestra Señora del Rosario en su caminar, en el que visitó a nuestra Patrona la Virgen del Valle en la Iglesia Parroquial. La Banda Filarmónica "Ciudad de Bollullos" de Bollullos del Condado ponía notas cofrades al Rosario Crucero de la Calle Cabo.
Diana Floreada a compás Legionario en la mañana del sábado. Anunció gozoso con notas militares que llenaron del verde bartolo cada rincón palmerino en las vísperas del día grande de la Cruz. La atardecida se pintó del colorido de los volantes, de la alegría de las coplas, de la compañía de amigos de siempre, del fervor hecho viva a la Santa Cruz, del aroma de los claveles, en definitiva, del Tradicional Romerito. Caballos, manolas, carros y las artísticas carrozas de D. Andrés Carballo Cabello conformaban el cortejo. Destacaba la carroza dedicada a la Coronación Canónica de la Virgen del Valle en la que se representaba a la bendita imagen de nuestra Patrona vestida con sus galas de tisú.
El domingo 29 la Cruz volvió a ser entronizada en el monte Calvario de los corazones bartolos. Con las primeras luces de la mañana la Capilla de la Calle Cabo temblaba mientras que el acristalado camarín se abría para que la Cruz de nuevo recorriera nuestras calles recibiendo el amor de los bartolos. Cohetes y repiques de campanas anunciaban que la Santa Cruz de la Calle Cabo salía de su Capilla para acudir, arropada por sus hermanos y devotos, a la Iglesia Parroquial donde tendría lugar la Función Principal de Instituto. En el recorrido, la Cruz de la Calle Cabo se acercaba hasta el Convento de las Hermanas de la Cruz, donde las Hijas de Santa Ángela esperaban para recibirla con sus oraciones y cantos. Momento de gran intensidad cuando la marcha "A mi Reina de la Paz", interpretada por la Banda Filarmónica "Ciudad de Bollullos" de Bollullos del Condado, sonaba en el interior del patio del Convento mientras la Santa Cruz avanzaba, resplandeciente entre los verdes cipreses, hacia la mirada de las Hermanas de la Cruz. Entre marchas y vivas la Santa Cruz llegaba hasta la Parroquia, donde volvió a quedar frente a frente con nuestra Excelsa Patrona.
La Función Principal de Instituto fue oficiada por el Párroco de nuestra localidad, estando el Templo totalmente abarrotado de fieles y devotos. Muchos hermanos participaron de la Protestación de Fe de la Hermandad, desarrollada en el Ofertorio de la Eucaristía. Al término, el Coro de la Hermandad de la Santa Cruz interpretaba la Salve dedicada a nuestra Madre del Valle, así como el Himno de la Santa Cruz de la Calle Cabo.
Tras la Función, el cortejo, en el que figuraban las insignias de la Hermandad, así como la Reina Saliente y la Reina de las Fiestas 2011 con sus respectivas cortes de honor, abandonaba la Iglesia Parroquial para regresar con su Santa Cruz hasta la Capilla de la Calle Cabo. En el caluroso regreso centenares de personas acompañaban las andas de la Santa Cruz, haciendo lento el caminar elegante del Santo Madero, que lucía el sudario bordado en oro realizado por los talleres de Santa Bárbara y estrenado en 1999 con motivo del XXV Aniversario de la Capilla.
La tarde del domingo se llenó de solemnidad con la Procesión de la Santa Cruz de la Calle Cabo. Tarde de tradición y devoción, de luz y oscuridad, de brillos que resplandecen en el alma, de vivas y silencios, de recuerdos y despedidas,... La Procesión de la Cruz partía desde la Calle Cabo para recorrer el itinerario de costumbre, abriendo el cortejo un numeroso cuerpo de caballería que portaba el Estandarte Corporativo de la Hermandad. Las filas de mujeres
y el Guión de los Jóvenes Bartolos antecedían al Simpecado de Nuestra Señora del Rosario, que iba acompañado por la Reina de las Fiestas 2011, niños que en este año han recibido su Primera Comunión y por la Banda Municipal de Música "Nuestra Señora del Valle" de La Palma. La corte de honor saliente y la presidencia de la Hermandad se situaban ante el paso de la Cruz, que se presentaba radiante con un llamativo exorno floral a base de piñas cónicas de rosas blancas y anthuriums en tonos rosas. Las marchas procesionales de la Asociación Filarmónica y Cultural "Santa María de las Nieves" de Olivares (Sevilla) acompañaban el caminar de la Santa Cruz. Momentos hermosos se vivieron al paso de la Cruz por la ventana de la queridísima Gertrudis Teba, donde se entonaron los versos del Himno que ella misma compuso. El atardecer iba cerrándose entre los bordados juanmanuelinos de la Cruz, llenando a La Palma de brillo con los reflejos dorados que se esparcían en el movimiento cadente del sudario. Anaranjado atardecer de mayo que jugaba a crear contrastes en el Leño bartolo, que fué presumiendo por La Palma la gloria de llevar a Dios hecho Eucaristía en su centro. La noche daba otra visión de la Cruz, los recuerdos de aquellos que ya viven en el reino prometido se iban haciendo presentes mientras se andaban los últimos pasos del recorrido. La Calle Del Medio, adornada con banderas, recibía a la Cruz con salvas de cohetes, emocionantes vivas y aplausos constantes que salían de los corazones emocionados de sus vecinos bartolos. Poco a poco el sueño se terminaba, mayo despedía sus días guardando a su Cruz en el recuerdo de una Capilla con sabor a esfuerzo y a Hermandad. La Santa Cruz regresaba con los sones de su Himno a la blancura inmaculada de los muros de su Ermita, que seguirán cobijando al tesoro más grande que guardan los bartolos.
El lunes 30 se celebraba la Santa Misa en Acción de Gracias. La Santa Cruz era situada en el dintel de las puertas de la Capilla para que se desarrollase este culto, tras el cual se repartieron las flores que exornaron sus andas. Con esta Misa se cerraban las Fiestas 2011, volviendo a comenzar la espera, volviendo el tiempo a iniciar su cíclico pasar, volviendo el reloj a llenarse de millones de horas, que son las que ya sólo faltan para que La Palma se vuelva a arrodillar al pie glorioso de su Cruz.