viernes, 21 de febrero de 2014

NTRO. PADRE JESÚS NAZARENO: Ampliación del Recorrido de la Cofradía.

Ampliación del Recorrido de la Cofradía de Padre Jesús.
La Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno ha dado a conocer en su recientemente editado Boletín nº 28 lo que supondrá una de las novedades más llamativas de cara a la próxima Semana Santa. Se trata de una importante ampliación del recorrido de su Estación de Penitencia, que la llevará a transitar por calles por las que no se tiene constancia que jamás haya discurrido ninguna de nuestras Cofradías.
El Cabildo de Oficiales aprobaba en sesión ordinaria la ampliación de la Cofradía, cuyo recorrido se verá alargado por las calles Manuel Siurot, San Roque, Cabo, San Antonio y Plaza de Pedro Alonso Morgado, para volver tras ésta a transitar por Príncipe de Asturias continuando así con el recorrido habitual. En cuanto a los horarios, el de salida se mantendrá a la hora tradicional de las 5:00 horas de la madrugada, mientras que el de entrada se verá aumentado hasta las 11:30 horas aproximadamente. 
Padre Jesús llevará sus nazarenos morados a rincones tan emblemáticos como son las populares Capillas de las Cruces de Mayo, siendo la primera vez que el Señor Nazareno se encuentre de frente con las arraigadas devociones cruceras de La Palma, estampa que ya se vivió con la Santísima Virgen del Socorro en la Procesión Extraordinaria de febrero de 2012 con motivo de su LXXV Aniversario. El amanecer se adelantará en las calles palmerinas, regalando nuevas luces para la Cofradía al pasar por puntos tan significativos como son las calles Cristo de la Buena Muerte, Cardenal Segura o San Sebastián; ganando una hora y media más a la mañana lo que permitirá a los palmerinos disfrutar más tiempo de la Estación de Penitencia de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno.
La Cofradía de Padre Jesús romperá la barrera de lo establecido para alargar sus pasos hasta donde el frío adoquín no ha sentido el peso de las pisadas penitentes, hasta donde la saeta no se ha disparado valiente desde un balcón, hasta donde las blancas cales no se han pintado de sombras de capirotes, hasta donde la Cruz se venera gloriosa y deja de ser martirio en el hombro del Señor Nazareno.

Foto: Manuel V.