sábado, 22 de enero de 2011

LAS ARISTAS DE LA OJIVA: Ausencia.

AUSENCIA


A ti recurro en la ausencia
cuando percibo un ahogo
que me inquieta, que me angustia,
que me despoja del gozo...

En esa profunda mirada
mis temores abandono
mientras en tu dulce nombre
busco siempre mi acomodo.

Tu nombre, que tanto me dice,
que tanto habla del reposo,
y que a mi llamada de auxilio
siempre brota desde el fondo,
queda escrito entre mis labios
y a cada instante lo nombro.

Y en los momentos de duda
cuando me haces dudar de todo,
siempre tengo la certeza
de tu divino Socorro.

Alfonso J. Madrid


Foto: Manuel V.