jueves, 4 de junio de 2009

GALERÍA FOTOGRÁFICA: Romería de Ntra. Sra. del Rocío 2009.

Los palmerinos volvieron inundados del amor que derrocha la baja mirada de la Blanca Paloma. La Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío de La Palma vuelve un año más tras cumplir con una de las más arraigadas tradiciones de nuestra localidad, la de rendir honores a la Virgen del Rocío en su Romería.
Destacando a grandes rasgos se puede decir que ha sido una Romería sin incidentes reseñables en general y en la que el tiempo se ha vuelto a presentar totalmente primaveral, sin precipitaciones, aunque si con una espesa niebla que acompañó a la Virgen en no pocos momentos de su procesión del lunes.
El jueves 28 de mayo se despedía el Simpecado de La Palma del Convento de las Hermanas de la Cruz, y tras la tradicional Misa, se trasladaba en la carreta de plata a las puertas de la Parroquia, donde esperaría el amanecer del viernes en que volvería a ponerse en camino hacia la Aldea.
El camino fue duro con unas altas temperaturas y unas espesas arenas en los últimos tramos del mismo, que no impidieron que al caer la tarde la carreta de La Palma, que venía exornada con flores de varias especies y colores, llegase ante las plantas de la Reina de las Marismas acompañada de una gran multitud de romeros.
En la Aldea los actos se fueron sucediendo con normalidad, como la Presentación de Hermandades, en la que en tercer lugar La Palma se presentaba ante la Matriz con su carreta, exornada para este día con exóticas rosas rojas, que causaba la admiración de todo el público que asistía a este acto. El domingo compartimos con todos los rocieros la Santa Misa Pontifical, presidida por el Cardenal de Sevilla, Mons. D. Carlos Amigo Vallejo; y ya a media noche La Palma asistió al Rosario, donde la inquietud se palpaba en el ambiente ante la espera del momento en que la Madre del Rocío volviese a salir de su Templo a hombros de sus hijos.
Fue a las 02:50 horas, cuando Almonte saltó la reja y volvió a sentir en sus hombros el peso de una devoción que no tiene fronteras. Emotivos momentos los vividos cuando la Virgen llegó a la Casa Hermandad de La Palma, donde fue recibida con la Salve entonada por nuestro Párroco, el R.P.D. Francisco J. Martín Sirgo.
Tras una emocionante Procesión, que se prolongó hasta el mediodía del lunes, La Palma volvía a despedirse de la Virgen del Rocío y en la mañana del martes 2 de junio volvía por el camino a su casa, entrando al anochecer en la localidad, donde el pueblo la esperaba. La carreta entraba en La Palma exornada con liliums de colores variados.
Así, os dejamos un amplio reportaje de fotos de lo aquí narrado, el cual queremos dedicar a todos los rocieros.







































































Fotos: J. D. González, J. M. Cera y Manuel V.