viernes, 9 de diciembre de 2011

CINCUENTENARIO SALESIANO: Crónica - Procesión del Santísimo Sacramento y Santa Misa del L Aniversario Salesiano.

Cincuenta años después...
La Comunidad Salesiana celebró el pasado 10 de noviembre los cincuenta años de su llegada a La Palma del Condado. Tal y como hicieron en aquel noviembre de 1961, los Salesianos llevaron a Jesús Sacramentado hasta la Iglesia del Salvador, en una procesión emotiva y muy concurrida.
Al atardecer, la Parroquia acogía a centenares de personas que llenaban cada rincón del Templo. Alumnos, profesores, padres, antiguos alumnos, hermanos de la Archicofradía de María Auxiliadora y palmerinos en general se daban cita para acompañar a los Salesianos en este día especial. Tras la Exposición de Su Divina Majestad, la procesión comenzaba a organizarse para recorrer las calles palmerinas hasta llegar a la Iglesia Salesiana con el Señor Sacramentado bajo palio.
La Virgen del Valle Coronada despedía desde el Altar Mayor Parroquial a los Salesianos, que henchidos de gozo por su cincuentenario, procedían a rendir honores a Jesús Sacramentado. Procesión generacional, en la que estaban presentes aquellos que fueron testigos de la llegada salesiana, los que han recibido las enseñanzas magistrales de los seguidores de Don Bosco durante estos años y los que en la actualidad forman parte de esta gran familia. Niños, jóvenes y adultos llenaban las calles palmerinas en un larguísimo cortejo, que salía en una fría tarde otoñal en la que el gozo y el júbilo se respiraba en el ambiente. Junto a todos los que formaron y forman parte de la Comunidad Salesiana palmerina, iban los representantes de todas las Hermandades y Cofradías locales, así como el Consejo y las Autoridades Civiles, Militares y Religiosas de la ciudad. La Banda Municipal de Música "Nuestra Señora del Valle" de La Palma seguía al palio del Santísimo interpretando marchas solemnes.
Momentos muy especiales se vivieron en el discurrir de la procesión por lugares tan emblemáticos como el Convento de las Hermanas de la Cruz, donde las hijas de Madre Angelita habian preparado un hermoso altar para recibir al Santísimo Sacramento. El pueblo se vistió de gala con colgaduras y banderolas que embellecían las fachadas de las casas por las que avanzaba el cortejo. 
Bien caida la tarde, los Salesianos llegaban a su casa tal y como hicieran hace 50 años. Emoción y alegría a la llegada a las puertas del Colegio, donde los alumnos fueron entrando para vivir un rato de divertimento y convivencia; mientras el pueblo esperaba la entrada del palio sacramental en la Iglesia del Salvador. El Salesiano D. Juan José López Verdugo, Primer Director del Colegio Salesiano palmerino, tomaba en sus manos la custodia, para proceder a entrar en la Iglesia. Entre repiques de campanas y aplausos, y tal y como ocurriera en el 61, el Sacerdote Salesiano se adentraba con decisión en la Iglesia hasta llegar a las plantas de la Virgen Auxiliadora, donde el Santísimo quedó expuesto a la veneración y adoración de los fieles. María Auxiliadora bendecia desde su camarín a todos sus hijos, que volvían a reencontrarse con su mirada tras la ausencia de estos últimos meses en los que la Venerada Imagen ha sido sometida a un proceso de restauración en el sevillano taller de D. Pedro E. Manzano.
Para cerrar la tarde, se celebró Solemne Eucaristía conmemorativa del L Aniversario de la llegada de los Salesiano a La Palma, presidida por el Excelentísimo y Reverendísimo Señor D. José Vilaplana Blasco, Obispo de Huelva, y concelebrada por el R.P.D. Francisco Ruíz Millán, SDB Inspector Provincial de Andalucía, Extremadura y Canarias, miembros de la Comunidad Salesiana y Clero Parroquial de San Juan Bautista. En la Homilía, el Obispo anunció a todos los Salesianos que había solicitado la concesión de un Jubileo para todos aquellos fieles que visiten en este año la Iglesia del Salvador, lo cual fue recibido con un gran aplauso salido del corazón de todos los presentes. La Celebración fue muy emotiva, contando con la participación de alumnos, profesores y miembros de la Archicofradía de María Auxiliadora.
Así, quedaron conmemorados los cincuenta años desde aquella llegada, por la cual los palmerinos dan gracias a Dios y a su Bendita Madre Salesiana. Que sean muchos más los aniversarios que La Palma pueda celebrar con estos hijos y seguidores de Don Bosco.


Foto: Manuel V.