sábado, 24 de diciembre de 2011

LA PALMA COFRADIERA: Resumen de Nuestro Quinto Año - Abril 2011.

ABRIL 2011


Abril, aguas mil...
Esta vez se cumplió el refrán y todos nos quedamos con un esbozo de pasión que se escapó antes casi de haber comenzado.
Nos la prometíamos tan felices. Con los ojos y con la memoria, sonreíamos y disfrutábamos los que nos dimos cita en el patio salesiano aquella mañana de domingo. Y ninguno imaginamos que no consumiríamos nuestro cirio de penitente. Era imposible pensar algo negativo en aquella atmósfera de quietud en la que un día más la educación y los niños eran los protagonistas del momento.
Avanzaba la mañana entre palmas y olivos, y con la sonrisa tierna de un niño como substancia de este bosquejo de cofradía nacido de la inquietud de los que como Don Bosco, pretenden estar siempre alegres.
Soñaba el pollino con pisar suelo firme, con recibir la mirada tierna de otros niños, con rebasar los muros salesianos y sentirse secundado por una ciudad ávida de ver a Cristo triunfante sobre su lomo; pero tras voltear el atrio salesiano las riendas lo dirigieron hacia un establo en el que nunca escasea el auxilio.

Tan pronto vimos a Cristo
colgado de dos maderos.
Perdonando nuestros pecados,
sufriendo como un vil reo.

Tan pronto cayó la tarde
Tan rápido las doce dieron
perdonó Cristo a La Palma,
despertándola de su sueño.

Se despidió la Semana Santa
Se recogieron los terciopelos
de la única devoción mariana
que nuestros ojos vieron.

Mientras, en El Salvador descansaba Jesús acariciando a su pollino y susurrándole en sus peludas orejas: la plenitud de esta mañana no venía para quedarse.

Alfonso J. Madrid Bellerín
Pregonero de la Semana Santa de La Palma 2012

Foto: Manuel V.